Mariana Pajón es oro en los Panamericanos

0
Lo hizo ver fácil Mariana Pajón. La pedalista nacional se colgó el oro en la prueba de BMX de los Juegos Panamericanos de Lima y, con su triunfo, nuestro país ya suma 20 preseas doradas en las justas. Para la antioqueña, esta es su segunda medalla panamericana, la primera la alcanzó en Guadalajara 2011, y viene con un sabor especial. Tuvo que sortear caídas, lesiones, fases de recuperación, miedos, pero vino y mandó de principio a fin en la prueba.
Incluso, contó, antes de llegar a Lima no había seguridad de su participación, precisamente por las lesiones. “Llevó muchas cosas muy complejas este año y poder estar acá es de locos”, dijo.
Sí, de locos y de valientes. Aterrizó en los Juegos Panamericanos con microfracturas en los brazos, puntos en el codo que le retiraron momentos antes de la competencia, esguince de tobillo, de rodilla y de clavícula. Todo eso en su pequeño cuerpo que aguantó y le dio la alegría numero 20 al país en Lima. “No sabía si iba a poder correr, pero son más las ganas y el corazón que te hacen venir hasta acá. La primera medalla fue en el 2011 y tuve que esperar desde ese año para ganar otra y de esta manera. Creo que es muy emocionante”, expresó, feliz, nuestra reina del BMX.
La manera como logró la medalla fue, simplemente, brillante. Desde el partidor, en las mangas de la fase semifinal, su superioridad fue notoria, dictatorial. La ventaja desde el primer salto, pasando por las curvas y terminar en la línea de meta fue un espectáculo para los asistentes a la zona de Costa Verde, sede de la prueba.
Y luego, en la final, el panorama no cambió. Su dominio fue de principio a fin y cruzó la meta tras 36”323 milésimas. Su escolta fue la brasileña Paola Reís con 37”583 y la medalla de bronce fue para Venezuela con Stefany Hernández a casi 2 segundos de Mariana.
Aunque la colombiana venía de recuperarse de una lesión, de no terminar por caída la competencia en el Mundial de Bélgica, ella sentía que podía hacer una buena representación de Colombia. “La verdad el mundial, aunque me caí, fue muy bueno y me dejó muy buenas sensaciones. Al llegar a Lima me sentí fuerte nuevamente”, manifestó.
Sobre la pista peruana dijo que: “la verdad llegamos acá con humedad y viento y la pista es buena, pero no se encuentra en ninguna otra parte del mundo, es diferente a las demás y la cosa era adaptarse lo más rápido posible, y lo logramos”.
Paso a paso
Ella tiene la meta fija en Tokio 2020. Sin embargo, sabe que aún hay puntos por disputa para acceder a la clasificación, objetivo que espera conseguir. “Bueno, es un paso a la vez. Esta carrera era muy importante, los Olímpicos son el año entrante, entonces quiero enfocarme en lo que estoy progresando en este momento. Fueron días muy complejos, pero ya estoy viendo la luz otra vez. De la rodilla vamos bien, vamos en progreso muy bueno, pero falta y ahí estoy”.
Le cumplió al país
Las lágrimas la acompañaron muchos días luego de la lesión, la operación y la recuperación. Y ahí siempre tuvo la voz de aliento de su familia y de los colombianos que creemos en ella. Hoy está feliz porque siente que le cumplió a todos. “Eso es en lo que siempre pensamos, en cumplirle al país, porque suene el himno en todas partes del mundo. Se los debía y aquí está”, expresó la paisa, satisfecha por hacer que la bandera nacional ondeara en lo más alto. Y en medio de la celebración también aseguró que llegó motivada por el logro de Egan Bernal, ganador del Tour de Francia. “Después de lo de Egan uno queda muy motivado y feliz y es gracias a él que nos motiva a todos. Gracias a toda Colombia por creer en nosotros y aquí estamos para que suene el himno”.
Reconoció, también, que la competencia fue por el colombiano Diego Arboleda, quien minutos antes de la final femenina, en la semifinal de la rama masculina, sufrió una fuerte caída que llenó de preocupación a propios y extraños. “Cuando vi que estaba consciente otra vez, pues uno respira un poco, pero antes de salir a la pista dijimos que lo íbamos a hacer por él”, comentó la ahora campeona panamericana.
En la final femenina la barranquillera Gabriella Bolle terminó en el sexto lugar, mientras que, a la dura caída de Arboleda durante la semifinal, se sumó la de Carlos Ramírez quien se vino al suelo cuando iniciaba la carrera por el oro.
Orgullo femenino
Finalmente, ante un interrogante sobre el tema, Mariana Pajón destacó el papel de las mujeres deportistas en los resultados obtenidos. Siempre se ha visto algo así en el pais, de 10 medallas 7 son de mujeres. Más o menos esa así el porcentaje, aunque la responsabilidad es de todos”.
Luego del triunfo, Mariana Pajón se prepara para 2 paradas de la Copa Del Mundo, una en Estados Unidos y la otra en Santiago del Estero, Argentina.