Un cartel de lujo para Barranquijazz 2019

0

El saxofonista y clarinetista nacido en Cuba y radicado en New York, Paquito D’Rivera,
vuelve a Barranquijazz con toda la vigencia artística que su trayectoria representa. Paquito
ha equilibrado su carrera en el jazz latino como compositor clásico y apariciones en
orquestas sinfónicas. Amante de la música cubana, brasileña, venezolana, jazz y música de
concierto, ha hecho evidente su preferencia por el formato de cámara, y ha compuesto
pequeñas obras maestras para ensambles reducidos como: “Habanera”, “Alborada y son”,
“Lecuonerías”, “Wapango”, “Preludio y Merengue”, “Dizziness”, “Brussels in the rain”…
¿Jazz o clásico? “De niño yo no distinguía el jazz de la música clásica, hasta que escuché
un día a mi padre decir que sólo había dos tipos de música: la buena y la mala”.
Paquito D’Rivera es una referencia obligada de la música clásica, jazz y popular en
latinoamericana y buena parte del mundo. Uno de los grandes músicos cubanos de los
últimos 50 años. “Tenemos el privilegio de un Paquito cubano y universal que cuando ejecuta
boleros, temas afrocubanos, piezas de jazz clásico, tangos, valses venezolanos, wapangos,
habaneras o un danzón-cha, nos abrasa el alma: la nostalgia se hace festiva y el dolor se
ausenta”.
El artista estará acompañado por Oscar Stagnaro en el bajo, Diego Urcola en la Trompeta y
Trombón, Mark Walker en la percusión, Alex Brown en el piano y con la participación
especial en la percusión de Pernell Saturnino
Familia López Nussa: un linaje al que le corre música por las venas
Desde la isla caribeña, también llegan a Barranquijazz los ritmos cubanos, con la
participación de La familia López Nussa conformada por dos pianistas y dos
percusionistas, que realizan una entrega rica en ideas, que confirman la estatura artística
de los pianistas Ernan y Harold López-Nussa y los percusionistas Ruy Francisco y Ruy
Adrian López-Nussa. El pianista Harold López-Nussa tuvo la idea de convocar a su tío
Ernán, también pianista, a su padre Ruy y a su hermano Ruy Adrián, ambos bateristas,
para presentarse como el proyecto La Familia. Luego se presentaron, con excelente acogida
de público, en el festival de jazz en Estambul, en Turquía, y en Holanda.
Integrados en la escena, cada cual posee, sin embargo, una personalidad bien definida, lo
cual se pone de manifiesto a lo largo de un programa en el que las virtudes creativas de
Ernán, Harold, Ruy y Ruy Adrián se complementan al más alto nivel.

DEJA UNA RESPUESTA