Alcaldía de Soledad entrega implementos a madres comunitarias para atender infecciones respiratorias y enfermedades diarreicas a mil niños

0

 

Implementos para atender las infecciones respiratorias y la enfermedad diarreica aguda de mil niños, entregó la Secretaría de Salud de Soledad a 44 madres comunitarias del municipio.

El alcalde de Soledad, Rodolfo Ucrós Rosales, dijo que “estamos haciendo la entrega de los insumos del programa Urocs, que es la Unidad de Rehidratación Oral Comunitaria y Saneamiento y de UAIRAC, que es la Unidad de Atención Integral a Enfermedades Respiratorias Agudas. Entregamos equipos de aseo, termómetros digitales para la toma de temperatura corporal, elementos de bioseguridad para las madres, sales de rehidratación oral, suero fisiológico, implementos de cocina, relojes para medir la frecuencia respiratoria y papelería para el registro de la atención. Lo que buscamos es que los niños entre 0 y 5 años no tengan que ir a las urgencias del Hospital Materno Infantil, sino que sean atendidos por la madre comunitaria en el barrio. Así, trabajamos de manera oportuna, beneficiando al menor y a su madre”.

Por su parte Maiela Barrios Vargas, enfermera especializada de la Secretaría de Salud Municipal y líder del programa de Salud Infantil, de dicha dependencia afirmó que: “Nuestro alcalde se ha preocupado en esta pandemia por Covid-19 por entregar las herramientas de trabajo para las madres comunitarias, que realizan su labor de manera voluntaria. Los niños van a acudir a las viviendas de ellas, quienes les brindarán atención primaria en salud”.

La funcionaria agregó que: “La meta es trabajar de manera oportuna con nuestros niños cuando detectemos casos de enfermedad respiratoria aguda o enfermedad diarreica aguda. Estos programas se enmarcan en la estrategia de Atención Integral a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia, Aiepi comunitario”.

Por su parte la madre comunitaria Diosmira De la Hoz dijo que: “Estamos agradecidas con nuestro alcalde Ucrós por esta dotación y porque él siempre está pendiente de nosotras. Cuando los niños tienen vomito, fiebre o diarrea van a nuestras casas y los atendemos, sin cobrar un peso porque nuestra labor la hacemos con mucho amor y de manera voluntaria”.