100 niños del Atlántico enviaron mensajes para la prevención y no repetición de hechos violentos

0

 

 

100 niños de Soledad y Malambo participaron de las actividades artísticas y culturales organizadas por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) para conmemorar la fecha que promueve la protección de los derechos de los menores y previene su vinculación a los conflictos armados y otras formas de violencia.

 

Los niños y jóvenes de la institución educativa Juan Manuel Santos en Soledad y de El Concord en Malambo pintaron murales con mensajes alusivos a la creación de entornos protectores de menores en Atlántico para así evocar el 12 de febrero ‘Día internacional en contra del reclutamiento de niños y jóvenes por parte de grupos armados ilegales’.

 

Esta fecha debe servir para reflexionar sobre el papel que todos los actores de la sociedad estamos participando para contribuir a la protección de los derechos de los niños. La ARN con la estrategia ‘Mambrú, Este es otro cuento’ está trabajando para generar en el departamento del Atlántico escenarios para el buen uso del tiempo libre de menores de edad y así contribuir a la prevención y no repetición de hechos violentos”, señaló Laura Orrego García, coordinadora del grupo territorial Atlántico- Magdalena de la ARN.

 

La ARN trabaja en el departamento del Atlántico desde 2010, con su estrategia ‘Mambrú, Este es otro cuento’ que fortalece escenarios comunitarios de participación de niños y jóvenes para que potencialicen sus habilidades y conocimientos de carácter lúdico, cultural, deportivo, así como oportunidades de fortalecimiento de sus entornos y generar alternativas de aprovechamiento del tiempo libre que ha beneficiado a más de 200 menores de edad.

 

La más reciente intervención de Mambrú se ejecuta en Malambo e inició en septiembre de 2019 y termina en octubre de 2020, donde se fortalecen los talentos de 50 niños y jóvenes de la Institución Educativa El Concord del barrio San Fernando, motivándolos a soñar con un futuro inspirador, en el que son capaces de alcanzar lo que se propongan y de hacer realidad su sueño de convertirse en artistas, deportistas.

 

Para mi mambrú ha sido un amigo que me ha enseñado muchos valores como el respeto y la honestidad. Además, con él he podido desarrollar mi talento de canto y ahora quiero cumplir muchos sueños como ser actriz o cantante”, expresó Mónica Rodríguez, niña participante de la estrategia Mambrú en Malambo.

 

La estrategia Mambrú cuenta con un acompañamiento directo del Agencia por doce meses, luego de terminado éste, para lograr la sostenibilidad son las comunidades, las organizaciones de base y los padres de familia de los niños beneficiarios quienes continúan con el liderazgo de estas iniciativas que empoderan a los niños y niñas en valores y en los diferentes talentos que los motivan.

 

A nivel nacional, la estrategia tiene 142 ediciones en 29 departamentos que ha contribuido a prevenir la vinculación de niños y jóvenes a diferentes formas de violencia y ha fortalecido liderazgos transformadores de niños y jóvenes en las comunidades